“Los próximos 60 días son clave para Macri, porque los acuerdos salariales determinarán la inflación”

Imprimir

El Diario Financiero - Chile

El presidente “es un empresario, y por lo tanto entiende cuáles son los conceptos que llevan a que alguien decida invertir”, afirma el economista.

El presidente argentino Mauricio Macri dio una señal importante al viajar al encuentro anual del Foro Económico Mundial en Davos -y acompañado del líder de la oposición, Sergio Masa- la semana pasada de que Argentina necesita inversiones, plantea Martín Redrado, ex presidente del banco central de Argentina (2004-2010).

“Macri es un empresario, y por lo tanto entiende cuáles son los conceptos que llevan a que alguien decida invertir, cosa que no ocurría cuando teníamos un manejo muy ideológico de la economía”, asegura el economista, quien viajó a Chile a exponer en el evento “Argentina: Lecciones aprendidas y oportunidades de inversión”, organizado por Scotiabank.

El mayor desafío, dice, es que la realidad de su gestión esté a la altura de las expectativas. “El gobierno ha tenido un buen comienzo. Ha tenido una mejora notable en términos de política cambiaria y monetaria, pero resta por ver qué es lo que va a hacer en materia fiscal y en reformas que puedan hacer más competitiva la economía argentina”.

- ¿Qué le parece el acercamiento al FMI?

- Yo diría que más que un acercamiento es volver a la realidad, porque Argentina no necesita pedir plata al FMI, eso sería un error. Tener el monitoreo o el Artículo IV por parte del Fondo es lo que hacen todos los países que tienen una auditoría anual y después el ministro de Economía, si no está de acuerdo, contesta públicamente. Pero no se trata de un acercamiento, antes estábamos en una situación anormal.

- Pronto se zanjará además el problema con los holdouts…

- Este es un problema que Argentina tiene que resolver. El gobierno anterior planteó una estrategia contestataria, que tuvo resultados muy malos, porque generó fallos en contra de nuestro país. El 1° de febrero la Argentina va a hacer una propuesta a todos los holdouts. A mi juicio donde no se ha trabajado muy bien es con organismos multilaterales. El país tiene que mostrar que hay fuentes alternativas para obtener fondos en el mercado y no como creen los holdouts que la única fuente de financiamiento que puede tener el país es pasando por su ventanilla. Hay una posición un tanto intransigente de pretender cobrar el 100%. Este año ese tema tiene que terminarse y siempre en una negociación se necesitan dos para bailar el tango. Tener un resultado inmediato dependerá del realismo que tengan las dos partes.

- ¿Cuáles son las oportunidades de inversión en Argentina?

- En el corto plazo, las inversiones financieras son interesantes. Tanto los bonos en dólares como los llamados dollar linked, o atados a la devaluación, que pagan en pesos, pero que pagan lo que se devalúa la moneda año por año, sobre todo en una Argentina que vuelve a la normalidad con el FMI, que este año va a resolver el tema con los holdouts, los spreads van a disminuir, con lo cual el valor de esos títulos va a mejorar.

- ¿Y en el mediano plazo?

- La agroindustria y los servicios relacionados son atractivos; la biotecnología; transporte y logística y los servicios conexos que esto puede traer, yo soy un fanático de la hidrovía como una fuente de transporte y de bajar costos; minería, donde se han eliminado distorsiones muy importantes; tecnologías de la información y producción de software en castellano, la calidad de nuestros ingenieros es muy buena; y el sector turismo.

- ¿Sumaría el sector eléctrico?

- Sin duda, porque se van a ir eliminando las distorsiones. También las energías renovables, en particular la energía eólica, sobre todo en el sur de Argentina, donde sobra el viento.

- Hace un mes dijo que en 30 días se vería el traspaso de la devaluación a precios, ¿se empezó a ver?

- Lo hemos visto. El problema es que todavía no tenemos mediciones confiables. El nuevo director del instituto de estadísticas encontró un organismo devastado, pero planteó un período muy largo para tener estadísticas. Y ha habido mucha presión de todos los sectores. El lunes el ministro de Economía mostró cifras de inflación de institutos provinciales: de la provincia de San Luis y de la ciudad de Buenos Aires, y dan dos puntas distintas. San Luis dio 6,5% mensual para diciembre y Buenos Aires un 3,9%, con lo cual está claro que la inflación se disparó a un 4% o 4,5%. Probablemente tengamos una cifra semejante para este mes, y quizás un alza en febrero, porque hay aumento de tarifas, por la eliminación de los subsidios a la energía. La clave es dónde se va a ubicar la pauta salarial en las negociaciones sindicales.

- Pero sin cifras oficiales, ¿cuál será el piso y techo?

- Los próximos 60 días son claves en términos de acuerdos salariales, lo que llamamos paritarias, porque eso va a determinar la tasa de inflación. La próxima batalla del gobierno es dominar las expectativas inflacionarias. Si el nivel de acuerdos salariales es 30 y algo por ciento, sin duda habrá dificultades para anclar expectativas. Si es un 20 y algo, entonces es muy probable que se empiece a moderar la tasa de inflación. Junto a una mejor calidad de la política monetaria y cambiaria quedará más claro que los precios, más allá de este pico de 4%-5% se empezarán a desacelerar en marzo-abril.

- Hace un mes dijo que faltaba un plan integral, ¿sigue faltando?

- Está mejor. Un programa integral es un presupuesto, un programa monetario y un programa financiero. Hemos tenido avances, el mayor lo hemos tenido en materia monetaria, y en materia fiscal hemos tenido algunas señales, como que se va a reducir el déficit en 1 punto, de un déficit primario de 5,5 puntos, sin ser muy específico. Si uno pudiera sintetizar lo que ha pasado en estos últimos 45 días, son políticas de shock en lo cambiario y políticas gradualistas en lo fiscal.

Recuadro :

Más que un acercamiento al FMI es volver a la realidad. Tener el monitoreo o el Artículo IV por parte del Fondo es lo que hacen todos los países".

"Si uno pudiera sintetizar lo que ha pasado en estos últimos 45 días, son políticas de shock en lo cambiario y políticas gradualistas en lo fiscal".